Trabajo resolverá la negociación para la reducción de jornada traduciendo el diálogo entre patronal y sindicatos

Medios relacionados – Noticias recientes

La pelota para negociar la reducción de jornada adscrita al Ministerio de Trabajo entre varios meses de peligro de la masa bipartita de clientelismo y sindicatos en los que no es posible no haber consenso al respecto. Fue en el mes de negros y trans una negociación del ‘no’ a reformar la subvención que por ejemplo los niños de Europa cuando los agentes sociales introducen su espada en el gabinete que encabeza la vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, y han iniciado negociaciones para la reducción de la jornada de forma bilateral. Pasada la mitad de año la negociación es a nivel tripartito del Ministerio de Trabajo antes de los avances y la presidencia del calendario. Tenga en cuenta que para este año espera una reducción de 40 a 38,5 horas semanales desde 37,5 horas semanales para el próximo año financiero.

Ahora bien, las múltiples complejidades que han tenido las posibilidades de una escuela bipartita desde la tierra también se ponen sobre la mesa iniciadas a partir de hoy con reuniones semanales. Desde la entrada, por el resultado patronal que también es crucial para la articulación de la medicina a través de las comodidades colectivas una vez aprobadas, la instalación de un tiempo temporal para evitar una avalancha de revisiones que agregarían un pico de conflicto al pastel. Cabe recordar, además, que desde CEOECepyme Recomendamos la imposibilidad de llegar al frente de un calendario limpio para reducir la jornada en términos sectoriales, y por tanto de forma idéntica en todos los centros de trabajo y actividades.

Pero los sindicatos también tienen su línea roja sobre el control horario como base para respetar la reducción de jornada. De hecho UGTCC.OO. Los críticos hablaban de acortar la jornada cuando en realidad no se conocía el tiempo de trabajo efectivo, al mismo tiempo que denunciaban la existencia de un pozo sin fondo de horas extras no reconocidas. De hecho, parece que el Gobierno no se encuentra ya en esta tesitura, aunque la resolución de la reunión mantiene al secretario de Estado del sector en estas horas, Joaquín Pérez ReyHa aprendido la necesidad de este control de horas extras.

«Queremos controlar el tiempo de trabajo y controlarlo adecuadamente», sugirió Pérez Rey, asegurando que el Gobierno está haciendo «todo lo posible» para que el consenso sobre la reducción de jornada incluya a sindicatos y empresarios, pero Olvidó deja claro que esta medicina llegará a su fin. Tampoco se conoce la aportación de todos los agentes sociales.

«Naturalmente, si no fuera posible (el acuerdo), bajo ningún concepto renunciemos a lo que es la esencia, uno de los elementos característicos de este gobierno de coalición, que debe pasar, entre otras cosas, a la historia de las relaciones laborales por haber I proponer la primera reducción de la jornada legal de trabajo de 40 años”, subrayado en la declaración al final de la declaración.

Sobre este aspecto de las horas extras, el subsecretario general de política sindical de UGT, Fernando Luján denuncia que no es tolerable que haya más de 6 millones de dólares horas extraordinarias «Nadie se registra, nadie se suscribe, nadie cotiza», aseguró, porque también animó al Gobierno a esperar la petición de UGT en la costa baja de las horas ‘extra’ en España, por un lado del Comité Europeo. Se han anunciado Búsquedas Sociales y se espera que el gobierno esté presente antes del 17 de julio. «Será una magnífica oportunidad, esta negociación, para que el gobierno diga que tenemos razón, que reconozca el registro real, incorpore nuevas tecnologías al registro y le inscriba con un 25% extra», añadió.

Por su parte, la secretaría confederal de Acción Sindical de CC.OO., Mari Cruz VicenteAseguró que no podía conectar con el patronato en las mesas bipartidistas, ni pidió «cerrar acuerdos parciales», por un elemento de fricción: los horarios extraordinarios.

Luego, explica que el sindicato no contempla la ampliación de horas extras ni que la reducción de la jornada se traduzca en un traslado de las horas que se han reducido a una mayor carga en las extras. «Esta es una línea roja que se puede quitar del periódico que podemos sustituir por horas extraordinarias y esta es una línea roja que no podemos aceptar», afirma.

Sin embargo, tanto el Gobierno como los representantes sindicales que ofrecieron declaraciones al final de la reunión confirman que están trabajando con un plan estricto y por eso el propio Pérez Rey ha confirmado que enviará un papel a los agentes sociales impresora de propuesta para la reforma de este precepto incluido en el Estatuto de los Trabajadores. Y la próxima reunión se celebrará el lunes de la semana que viene por la mañana y esta se realizará semanalmente mientras haya nota.

Con todo, con la intención de acelerar esta negociación y poder cerrar un texto antes de las vacaciones. De hecho, estas preguntas le dieron mucho alimento. Pepe Álvarez (UGT) como Unai Sordo (CC.OO.). Sí, me pregunto si será posible encontrar un texto para discutirlo en el Congreso antes de julio, mientras los sindicatos dicen que es «complicado».

Así, Fernando Luján insta a la patronal qué decir y decidir si es un favor reducir el tiempo de trabajo y cuáles son las necesidades para que esto se haga de la mejor manera posible.

Noticias de interés – Otros medios relacionados